Cosas que no sabías sobre la pansexualidad

Hace varios siglos atrás, la sociedad se dividía estrictamente en dos géneros: “hombres” y “mujeres”, podríamos decir que las personas estaban “restringidas” a su condición natural al nacer. Así que, si nacías “hombre”, estabas obligado a sentirte atraído por una persona del sexo opuesto, el mismo caso para las mujeres.


Actualmente, diferenciamos entre heterosexuales, homosexuales, bisexuales, transexuales, etc.


Unos sienten atracción por el mismo sexo, otros por el sexo opuesto y así un sinfín de
combinaciones. Pero, ¿qué ocurre si eliminamos las barreras entre esas orientaciones sexuales y dejamos a un lado esa estricta clasificación? Bueno tenemos como resultado, la pansexualidad.


La pansexualidad no entiende de géneros ni orientaciones sexuales concretas, sólo prioriza la atracción sexual y emocional que se siente hacia otra persona. Es decir, que puede sentirse atracción por bisexuales, demisexuales, heterosexuales y pansexuales. Además, como aclaración, no todos los bisexuales son pansexuales; pero todos los pansexuales sí son bisexuales.


Una persona pansexual también puede definirse como omnisexual. ¿Qué es? La atracción sexual, romántica o emocional con personas de cualquier género o sexo.
Existe una bandera que identifica a los pansexuales, y fue creada para que las personas conozcan a este tipo de atracción, sus colores son rosa, amarillo y azul. El rosa representa el espectro femenino, el amarillo al andrógino y el azul representa el espectro masculino.


El colectivo pansexual es, como tal, una minoría si se compara directamente con otros colectivos englobados en el LGTB. No obstante, algunos personajes públicos como Miley Cyrus se han declarado recientemente pansexuales.
¿Y tú, cómo te defines?