El vampiro

Acércate a su cuello o espalda, toma su cintura, lámelo lentamente y cuando llegues a la base del cuello dale pequeñas mordidas (suaves). Alterna mordidas y besos, el placer será mayor.