Cerillos

Dale pequeños besos y mordiscos en el cuello, los brazos, el pecho, la cara. No toques sus labios, pasa muy cerca de ellos, retírate, sigue jugando y haz que los desee más. Se vuelve irresistible tocarlos, ¡déjalos para el final!